Reseña Histórica

La Dirección General de Fabricaciones Militares

La necesidad de satisfacer la demanda de materiales para la defensa y la circunstancia de no existir en el país industria privada que pudiera cumplimentarla, hizo que en 1923 se planeara la creación de un grupo de fábricas militares. Este proyecto evidenciaba el propósito de contar con abastecimiento de material de guerra sobre un potencial industrial propio, que liberara al país de la dependencia exterior y otorgara libertad de acción en caso de emergencia nacional. Fue impulsado por el General de División, D. Manuel Nicolás Savio quien fue, además, promotor de la ley del Plan Siderúrgico Argentino y de la creación de la Escuela Superior Técnica del Ejército.

En 1941 el proyecto de creación fue sancionado por el Congreso de la Nación que lo sancionó como Ley Nº 12.709 y fue promulgado por el Poder Ejecutivo por el Decreto Nº 102.081. La Dirección General de Fabricaciones Militares llegó a contar con catorce Establecimientos Industriales, además de su Sede Central en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires e integró capitales en varias sociedades, como SOMISA, ATANOR, ACEROS OHLER, CARBOQUÍMICA ARGENTINA, entre otras.

Actualmente su actividad productiva se concentra en tres fábricas ubicadas en diferentes puntos del país: la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán, ubicada en la provincia de Santa Fe, que cuenta con capacidad para la producción de armamento y municiones; la Fábrica Militar Río Tercero, ubicada en Córdoba, que posee plantas dedicadas a la industria metalmecánica y a la industria química; la Fábrica Militar Villa María, ubicada en Córdoba, que se especializa en pólvoras y explosivos. A ellas se suma la planta Jáchal, dedicada a la producción para la minería ubicada en la provincia de San Juan.

En tanto, la sede central de Fabricaciones Militares está ubicada en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.